CAST / GAL

Larga vida a Oniria
Adrigo, 28, Getafe

Desde niño, Antón se había considerado un soñador. Sin embargo, la edad y el estrés del trabajo estaban mermando sus horas de descanso, que no dejaban espacio ni para una triste pesadilla. Por eso, cuando le hablaron del programa piloto Oniria, la última revolución en inteligencia artificial, no dudó en apuntarse. Implantándose un chip, podía elegir entre un amplio catálogo de sueños. ¡Nunca había sido tan feliz! Pronto dejó de ir al trabajo y atender sus responsabilidades. Descuidó su aspecto y su vida social se esfumó. Pero nada de eso importaba ya, ahora Antón era un ciudadano de Oniria.
Compartir: