CAST / GAL

El sueño recurrente
Marla, 53, A Coruña

Camino por las calles moviendo mis pies con ese movimiento aprendido de tantos años. De repente cojo impulso y mi cuerpo se desplaza sin mover las piernas. Puedo ir por dónde yo quiera, no hay obstáculos para mí, ni montañas ni ríos ni carreteras porque levito verticalmente por encima de todo. Decido continuar así y pienso, como tantas veces, que no sé porque el resto del mundo no hace lo mismo que yo. Ellos también pueden aunque todavía no se hayan enterado. Me despierto y tardo en percibir que otra vez es sueño, pero ya sé que volveré a soñar.
Compartir: