CAST / GAL

El pirómano
SOS, 59, Málaga

En el camastro de su celda, soñó que miles de cobras rojas bailaban al son del silbo del viento. Él, solo en medio del bosque, las cobras, alargando sus lenguas hacia él y hasta las copas de los árboles. Al despertar, firmó su confesión.
Compartir: