CAST / GAL

Como quien no quiere la cosa
María, 33, O Carballiño

Nos conocimos casi sin querer, como quien no quiere la cosa, y empezamos a perdernos entre mensajes y audios de WhatsApp. Deseaba despertar con tus buenos días y llegó un momento en el que no podía dormir sin tu foto de buenas noches. Empezaba a entender que era eso de la felicidad, el esperar tu llamada desde el trabajo, el que encontraras un hueco para verme, esa foto en la ducha, esos besos en el cuello, esa canción intencionada... Y entonces desperté, entre sudores fríos y palpitaciones, no me podría pasar esto a mí... ¿Me estaba enamorando?
Compartir: