CAST / GAL

Oasis
Rober, 38, La Puebla de Almoradiel

Sentí el sabor de tu voz susurrándome al oído. Floté en la seda de tu hermoso semblante. Y afiné mi risa en consonancia al sonido de la risa de tu mirada, que se fue tornando por segundos en algo oscuro, siniestro, hasta que, finalmente, reconocí mi llanto, de regreso al averno de nuestra cama. Se agolparon las imágenes de la diagnosis, la dolencia y la dolorosa pérdida. Pero, ¡qué oasis soñarte en el desierto del duelo!
Compartir: