CAST / GAL

La fábrica
Nerón, 19, Valladolid

Nadie ha conseguido todavía descifrar con certeza los sueños. Ella, sin embargo, estaba cerca. Sabía lo que eran, y creía saber cómo usarlos a su favor. Pareciera su cabeza una fábrica de sueños, que poco a poco iban ganando más y más fuerza tanto en su vida como en la de la gente que le rodeaba. Decidió cambiarse a sí misma. Quería tolerancia y respeto. Lo soñó, y con su fábrica consiguió producir lo más parecido a un entorno idílico, para ella y la gente que la rodeaba. Tiempo después, soñó con la paz, y nunca más volvió a soñar.
Compartir: