CAST / GAL

Insomnio
Noe P., 31, Madrid

Ana pedaleaba con ganas por aquella empinada carretera, con el viento azotándole la cara y las lágrimas cayendo por sus profundas ojeras hasta desaparecer en su imparable recorrido.

La maraña de emociones que sentía peleaba por salir en forma de grito por su ya afónica garganta.

Sin embargo, solo siguió pedaleando.

La vida, injusta y cruel con ella desde pequeña, le había quitado lo único que le quedaba: los sueños.
Compartir: