CAST / GAL

S_U_E_Ñ_O
CarlaLopezPin, 41, Ourense

Siempre intuí que aquella no era su vida.
Un día se superponía al siguiente. Las mismas rutinas. La misma gente, las mismas ideas.
Ese miércoles trabajaba en una nueva pieza de encaje. En el bastidor ya se apreciaba la forma de un conejo bordado en hilo blanco.
- Ñandutí, Elena - me corrigió, y se le empañaron los ojos.
Ocupada como estaba yo conmigo misma en aquella época, no supe ver que se le habían agotado los sueños, y que con cada puntada se le escapaba la vida. Ese miércoles se quedó por fin sin aire. Y yo sin ella.
Compartir: