CAST / GAL

Gracias a los sueños
Andrés Curiel, 23, Salamanca

Durante el día hacemos treinta mil cosas que no son nuestros sueños.

Primero nos despejamos. Nos callamos, nos ponemos firmes, nos ponemos serios.

Se nos ponen delante. Nos caemos al suelo. Mordemos el polvo. Nos vamos... y mañana volvemos.

Nos despejamos.

En el día no cabe ninguna de las cosas que deseamos hacer. Tiene que ser todo perfecto, pero no hay tiempo. Siempre hay que esperar, hasta que ya no se puede, porque no hay más días.

Pero por la noche... no.
Compartir: