CAST / GAL

Feliz Despertar
Peregrina, 55, Vigo

El sol apretaba con fuerza, y sin ganas de hacer nada, me dejé caer en el sofá. En la tele los ciclistas pedaleaban sin cesar y la voz del comentarista me resultaba monótona. Cambié de canal dos veces y lo dejé en el noticiero local. Daban el tiempo cuando lo interrumpieron para una noticia de última hora: en el enfrentamiento actual entre soldados rusos y ucranianos, ambos habían tirado las armas y se habían abrazado para sorpresa de todos. Me senté bien, fijé mi vista en la pantalla, subí el volumen y… ¡seguían diciendo lo mismo!
Compartir: