CAST / GAL

La luna en el suelo
Charo, 87, A Coruña

Tenía ocho años y seguía a mi padre. Llevaba una vara y un cerdo atado por una pata. Hacía frío. Todavía era noche y el cerdo no andaba.
Mi padre, con otro cerdo, caminaba deprisa. Tenía las piernas largas y mal genio. Íbamos a la feria a vender los cochinos. De pronto la luna se cayó al suelo e inundó el camino. Mi cerdo siguió y yo también seguí. Mis zapatos pisaron la luna y se llenaron de barro. Grité y mi padre se volvió. Temblé, pero él se echó a reír y me abrazó. Aún sueño con aquel abrazo.
Compartir: