CAST / GAL

Instantes
Jose, 49, Vigo

Como de costumbre comencé a leer. En ese mismo instante mi viejo peludo y yo empezamos a correr por el parque. Nos encantaba correr. Juntos disfrutábamos de esos momentos tan especiales. Podía sentir el suave tacto de su pelo sobre mi mano y cómo mis piernas se deslizaban sobre la mullida hierba.
Un fuerte ruido me sobresaltó y casi instantáneamente me vi tumbado en la cama con la pantalla del ordenador frente a mí, las lágrimas afloraron a mis ojos y se deslizaron por la única parte de mi cuerpo que podía sentir.
Leer siempre fue mi manera de soñar.
Compartir: