CAST / GAL

Cafeína
Cuchulainn el Magnífico, 46, Sant Cugat del Vallés, Barcelona

Esos días andaba desnudo y descuidado por casa. Procuraba no hacer ruido para que nadie supiese que, en realidad, no se había ido de vacaciones. En alguna ocasión en que habían tocado al timbre había ido de puntillas a agazaparse en la bañera.

No comía y bebía cantidades ingentes de café para combatir el sueño. Por fin, al tercer día, empezó a confundir la realidad con los escasos momentos de somnolencia o duermevela.

Cuando se notaba lúcido aprovechaba para anotarlo todo en un bloc de notas. Aquellas ideas y ensoñaciones le parecían magníficas y sublimes. Solo tenía que escribir.
Compartir: