CAST / GAL

Tan sólo Halima
La leve pluma de la diástole, 48, ALGODRE, ZAMORA

Halima era una niña de naturaleza alegre,pese a las circunstancias que le acompañaban a ella y a su familia.
Vivían en el Sáhara.
Aquel verano fue su primer viaje a España.
Cuando, junto a su familia de acogida, Halima fue a una heladería, se sintió embargada por la alegría.

Ante sí tenía un aparador lleno de helados de colores y sabores y la boca se le hacía agua.
Pidió uno de tres gustos. Quedó largo rato ensimismada con su helado.
En algunos lugares de este mundo quizá no entendiesen que Halima cumplía un sueño.
Sonreía desde su alma inocente.
Compartir: