CAST / GAL

Noctámbulo
Perseidas, 27, Santiago de Compostela

Sin aliento. La ansiedad abrazada a su pecho mientras el sudor empapaba su espalda. Había corrido quilómetros descalzo, escapando del terror que vivía en la oscuridad de la noche. Alertó con gritos al vecindario de la llegada de aquel monstruo nocturno con forma de sueño. Nadie escuchó. Temblaban colgadas del techo las estrellas de papel. A su lado, una madre en vela, maniatada, sin poder hacer nada más que esperar a que amaneciera.
Compartir: