CAST / GAL

Un viaje interestelar
Pili Bm, 55, Arteixo, A Coruña

La luz tenue del laboratorio creaba el ambiente apropiado para los miles de frascos de cristal custodiados en ligeras vitrinas.
El joven científico revisaba minuciosamente los cambios de color y consistencia de los fluidos depositados en los tubos, porque cada uno de ellos contenía los sueños de un habitante de aquel exoplaneta.
Del verde pálido, al azul intenso, los colores mutaban creando ondas que se reflejaban en la pantalla del procesador central.
Henry estaba solo en el laboratorio y esa circunstancia le permitiría curiosear y viajar a través de los sueños a espacios desconocidos, un reto que no dejaría pasar.
Compartir: