CAST / GAL

Soñar a tu lado, pero sin ti
Uma Olvido, 47, Madrid

Anoche me convertí en sirena mientras dormías. Todo empezó con un hormigueo bajo los pies y los zapatos molestando. Tuve que descalzarme despacio para no despertarte. Tirarlos por la ventana. Luego las hormigas empezaron a subirme por las piernas. Negras, ascendían por mis tobillos, las rodillas, los muslos, la entrepierna. Entonces cerré los ojos, no soportaba la sensación de las hormigas entrando por mis grietas, colonizando mis agujeros negros, fecundando mis esferas imperfectas a las que tú no habías querido acercarte. Y cuando todo mi cuerpo estaba inmovilizado de cintura para abajo, empezaron a crecerme el vientre y las escamas.
Compartir: