CAST / GAL

La lección
Iñigo, 48, San Lorenzo de El Escorial, Madrid

- ¿Cuál era su dolencia, maestro?
Ibn Sina, se inclinó sobre el anciano y le cerró los párpados. ¿Cuántas lunas  habría visto brillar sobre el firmamento aquel anciano?

Tras unos minutos de respetuoso silencio, volvió la cabeza hacia su aprendiz y mirándole fijamente a los ojos le contestó:
- Ninguna, se le secaron los sueños.
Compartir: