CAST / GAL

Ella
Marla, 53, A Coruña

Nunca me lo dijo, pero me quería.
—¿Me quieres? —Pregunté un día.
—¿Sabes? Desearía tener dos vidas, una para estar contigo y otra para estar con él.
Llegué a pensar que la tendría para siempre. Ella siempre desaparecía, no sabía ni cuándo ni dónde volvería a verla, pero siempre estaba cuando la necesitaba.
Pero fui yo; un día rompí nuestro código secreto y ella enmudeció para siempre.
Han pasado muchos años y vuelvo a tenerla. Se cumplió mi eterno sueño: es su cara, es su cuerpo, es ella, aunque el alzheimer me la arrebate, aunque ya no sea ella.
Compartir: