CAST / GAL

Las piedras de los sueños.
Rocio R. P., 29, Santa Eulalia de Tábara

Vivimos en un mundo con miedo, donde el banquete de los sueños sólo es apto para aquellos con pigmentos de ilusión. De pequeñas lo teníamos más fácil, con nuestros anillos repletos de piedras que no venderíamos ni a nuestro miedo más temido. Unas verdaderas guardianas de sueños. Luego crecemos, vamos cumpliendo años y escondiendo ilusiones bajo un felpudo de excusas.

Si preguntas a un adulto por sus sueños y su anillo aún brilla, seguro que merece la pena compartir las historias que guardan vuestras piedras.
Compartir: