CAST / GAL

La mala conciencia
MIKEL, 73, Bilbao

De vez en cuando, como si fuera un castigo, un sueño desagradable me persigue por las noches.
Retrocedo a mi niñez y me veo en el patio de la casa de mis padres con mi carabina de aire comprimido entre las manos.
Observo atentamente el vuelo de un gorrión, que finalmente se posa en la cañería de desagüe. Lo tengo en el punto de mira y me pregunto si debo dejarlo en paz o probar puntería.
Al final, aprieto el gatillo y el pájaro cae muerto y en el aire, un puñado de plumas como copos de nieve desciende lentamente.
Compartir: