CAST / GAL

El colchón de hojarasca
Daniel Himar, 18, Las Palmas

Soñaba el durmiente en su lecho de hojarasca, entre flores maternales y campos fecundos. Juro haber visto asomar la vitalidad por los tallos de su lecho, que parecía echar raíces en la tierra, afianzando su movimiento al manto.
El durmiente era a la vez botánico universal de las policromáticas figuras herbáceas en donde reposaba y alimentaba el sueño, fuente nutritiva del tálamo.
Sorbían las flores de la leche onírica del somnoliento jardinero...
Compartir: