CAST / GAL

DESPERTAR
valen2, 63, Caudete, Albacete

Después de muchas noches de continua alteración y de duermevelas, al fin pude descansar. Mis ojos, a la mañana siguiente, se abrieron en el instante preciso en que unos tenues rayos de sol comenzaban a iluminar el dormitorio. Sólo entonces pude comprobar el porqué de aquel sueño reparador: abrazada a mi cuerpo en la cama, satisfecha y feliz, profundamente dormida, reposaba mi peor pesadilla.
Compartir: