CAST / GAL

Una vez, creí tener un sueño
Per, 16, Oviedo

Una vez, creí tener un sueño.
Tenía lo que deseaba todo hombre: jolgorio y música, riquezas sin trabajo, paz, descanso. Mas el despertar fue brusco, sincero. Nubló mi vista y mi cielo: odiaba las espinas de mi rosa, necesarias para dar valor a sus pétalos. No quise luchar por un sueño.

Pero aprendí a soñar, y esta vez era el sueño bueno. Porque deseaba que dejara de serlo. Me hizo ver que era la vía y no la meta lo verdadero. Que no era el descanso, sino el frenesí, mi anhelo. Y así, vi mi vida convertida en sueño.
Compartir: