CAST / GAL

Abandonado
Alberto, 24, Salamanca

Seguramente fuese la última lluvia de otoño, estábamos empapados, embarrados, cansados y fríos. Mientras, en el olvido, aquella casa nos esperaba como un oasis donde descansar.
El papel de la pared, ya mohoso y arrugado, amenazaba con abandonar aquellos muros con los que tanta vida había compartido.
Las vigas, humedecidas, se rendían ante el paso de los años, y, cansadas de aguantar tanta carga, pedían su descanso en el gélido suelo.
Cada gota en su interior iba destruyendo los recuerdos de aquel pequeño hogar, y con ellos todas las hazañas y vivencias que, algún día, alguien, olvidó en el olvido.
Compartir: