CAST / GAL

Olvidó ser
Teresa, 49, Salamanca

Pisaba terreno inexplorado, nunca había llegado tan lejos... A veces, se había adentrado en aquellos lares, pero no se había dejado llevar olvidando el camino andado...
Abrió los brazos, apoyo su cabeza en aquel hueco que le traía atávicos recuerdos y cerró los ojos.
El reloj se detuvo para ellos. Encontró seguridad; ternura; cariño; gratitud; afecto; respeto... apretó un poquito más, él también era capaz de hacerlo sentir...
Olvidó el tiempo, las prisas, el qué dirán, las ataduras y los cortapisas... se deshizo y descubrió que a pesar de sus pesares, era un ser amado, querido, deseado... ¡Y era él!
Compartir: