CAST / GAL

Soy abuelo
Quijote, 72, A Coruña

Era un lugar abierto al infinito. Cada amanecer nacía diferente. Había un universo repleto de estrellas del deseo. Tenía libertad para soñar despierto. Tenía libertad… Era mi infancia.
Pero enseguida, cada amanecer, se parecía más a cada amanecer. Las sombras creaban abismos entre mi ilusión y la realidad. Aparecieron gentes que no entendía; cosas que no entendía; barreras sin sentido… Y, al doblar una esquina, entré en el túnel donde no se sueña… Y vi que era mayor.
Entonces, retorné la mirada a mis raíces… Y era un abuelo.
No importa. He vuelto a soñar.
Compartir: