CAST / GAL

Venganza
Elena, 78, Valladolid

Tenía diez años y mi cojera hacía que me sintiese muy desgraciada.
Trataba de alcanzar la fila de niños que regresábamos del recreo, mientras la mirada reprobadora de aquel pájaro negro con babero blanco, que supuestamente nos educaba, me recorría.
Aquella noche, mientras el sueño me vencía, llegó la solución: cogería un trozo de jabón humedecido y lo colocaría estratégicamente, para que la maltratadora, lo pisase al subirse a su trono sobre la tarima, donde ejercía su poder. Resbalaría y su cabeza chocaría contra el borde.
La voz de mamá me despertó: María es hora de levantarse!
Compartir: