CAST / GAL

Lo vi volar
L.Citra, 16, Sentmenat

Esa noche, lo vi volar. Un sueño. Era humo, una nube llena de colores. Intenté cogerlo, pero se me escapó entre los dedos. No había salido de mi cabeza, sino de mi pecho. Al apoyar la palma de mi mano en él, solo sentí un bombardeo constante. Sonreí mientras lo veía huir por la ventana. Volaba para alejarse de mis cuatro paredes, volaba para sentirse libre, volaba porque mi pecho era demasiado pequeño para su anhelo. Esa noche, no pude evitar preguntarme: ¿Es que acaso los corazones también pueden soñar?
Compartir: