CAST / GAL

Su sueño y su derecho
CARLOS, 60, Perillo, A Coruña

Nunca le gustó jugar al fútbol ni correr detrás de las chicas. Esa “rareza” fue el preludio de lo que vendría después: miradas reprobatorias, insultos gratuitos y desprecio en todas sus manifestaciones.
Pero a pesar de que cada día era una batalla, no se amilanaba ante tanta hostilidad, y salía de casa con sus zapatos de tacón y la melena suelta, sin importarle lo que los demás pudieran decir, con la convicción de que algún día también sería normal ser y mostrarse diferente: ese era su sueño, además de su derecho.
Compartir: