CAST / GAL

Para ti, mamá.
Marta Santillana, 17, Palencia

Aún odiaba a mi madre por haber causado que llorase hasta que mis lágrimas fuesen acalladas por el silencio; por lograr que desease dejar de vivir para apartarla de mi vida. Y sin embargo, en cuanto caí en las garras de aquel ser, deseé volver a estar con ella; pero, aunque admitirlo me corrompa, anhelaba más morir.

Porque tenía miedo, de él, de ser incapaz de mirarla a la cara sin sentir su decepción. Un miedo que hubiera evitado si te hubiese escuchado, mamá.

Fue suficiente despertar y verte acurrucada junto a mí, para recordar que los sueños, sueños son.
Compartir: