CAST / GAL

La aldea soñada
Conchi Díaz, 50, Ribadeo, Lugo

Agonicé con la experiencia y los años.
Morí de desilusión, de derroche de sueños.
Perdí la inocencia, por exceso de desengaños.

Regresé a buscar la felicidad de la infancia y
encontré la realidad de la madurez.
Intenté recomponer la ilusión, soñar una vida mejor
y perpetuar la ingenuidad de la niñez.

Conseguí encontrar de nuevo la esperanza.

Recuperé la felicidad anhelada
En la aldea vaciada ,
con mi perrita cultivada
y mi rosa domesticada.

Y dejé de soñar porque
entendí que, los sueños, sueños son…
Compartir: