CAST / GAL

Cada día descubrir
Elena, 33, A Coruña

Sus manos temblaban. ¿Sería por la edad o por la emoción del primer bocado? El postre crujió en su boca con un chasquido demostrando la perfecta cocción del hojaldre. Quedó al descubierto el interior dulce, cremoso… Cerró los ojos. Su mujer tarareaba en la cocina. La ventana estaba abierta y dejaba entrar olor a mar. Le encantaban los postres de verano, preludio de una larga siesta.
-Abuelo, ¿te gusta? ¿Están como los de la abuela?
Miró a la desconocida. Al menos el alzhéimer hace que cada día el abuelo pueda descubrir la delicia de un canutillo de crema.
Compartir: