CAST / GAL

Lo efímero
Ocarina, 30, La Coruña

Cuando veo mi reflejo titubeo y pienso qué fue de aquella niña, esa que quiso crecer muy pronto porque pensaba que así sus sueños se harían realidad. La que quería el Nobel, viajar por el mundo, tener un telescopio en la azotea…Se ha tenido que amoldar, casi sin darse cuenta, a lo práctico, los consejos, las salidas laborales, las facturas, las necesidades creadas… Me da miedo haberla defraudado; sin embargo, más parece que me sonríe…quizás porque sabe por todo lo que hemos pasado y, aun así, la vida nos ha recompensado, pese a que no ha sido cómo teníamos planeado.
Compartir: