CAST / GAL

El origen de los sueños
Lau, 19, Zamora

Y al regresar a aquel lugar, abro de par en par mis dos ojos creando la necesidad de encontrar ese sueño. Sueños translúcidos, vívidos, oscuros, nostálgicos, bellos, incomprensibles, utópicos que se reencuentran con la realidad al paso del tiempo, permanecen y se van pero siempre acaban regresando. Sueños que dejan su huella y que son alimentados por un propósito u objetivo, esperando una recompensa a la vuelta de la esquina. Sueños atrapados en mentiras y en falsas esperanzas, carcomiendo ilusiones y destrozos en el abismo hacia la fase de superación. Cierro mis dos ojos y empiezo a soñar otra vez.
Compartir: