CAST / GAL

Mi vida, mi consuelo.
Maryam, 41, Sanxenxo

Soñé que estabas a mi lado y besabas con ternura mi hombro desnudo, al ver lo tensa que estaba.
Soñé que me mirabas a los ojos y los problemas desaparecían solo con fijar mi mirada en la tuya.
Soñé que me abrazabas y que no había nadie más alrededor, dos amantes solos en el universo.
Soñé, pero al despertar, vi tu rostro con los ojos cerrados, todavía sumergido en tu propio mundo de sueños.
Te despertaste lentamente y, tras darme el beso de buenos días, me dijiste:
- ¿Sabes? Acabo de soñar contigo.
Compartir: