CAST / GAL

La casa de los sueños
Isabel, 42, Segovia

Cogí el pincel de punta redonda y me dispuse a pintar las ventanas de la casa de mis abuelos. Un poco de gris para rellenar unos cristales que dejaban entrever el sueño de mi abuelo, ser el capitán de su propio barco. Cuando las ventanas tomaron color, empapé el pincel plano en un marrón magnesio para dar vida a la puerta de la casa; una puerta que se abría al sueño de mi abuela, ver el mar y sentir su brisa acariciar su rostro. Proseguí mi pintura y al delinear las nubes, observé que se dirigían adonde nacen los sueños.
Compartir: