CAST / GAL

ESTARÁS LA MAR DE BIEN
DAVID, 70, A Coruña

Aquel sabor golpeó lo más profundo de su memoria. La cocinera de aquella infesta sopa era imposible que fuese la misma y sin embargo, el sabor era exacto, el mismo que el día que sus tíos le dejaron en el hospicio.
“Aquí estarás la mar de bien, ya verás” le dijeron. Con ochenta años de diferencia, la misma frase la repitieron sus hijos al dejarle en la residencia. Con mano temblorosa, separo de si el plato y se secó las lágrimas.
Compartir: