CAST / GAL

UN VALOR JUSTO
Aurora, 20, Arteixo

Poseen un precio altísimo, casi rozando lo incalculable, y tan solo unos pocos pueden permitírselo.
Hace tiempo que las personas perdieron la capacidad de soñar por sí mismas. Las normas no escritas de la sociedad fueron en parte culpables de que uno dejara de ser dueño de sí mismo.

Dicen que quienes gozan del lujo de soñar despiertan más vivos, más humanos, sea cual sea el sueño. Tal vez sea esa la razón por la que soñar tenga un precio desorbitado. Se rumorea que el pre­cio por un sueño de calidad media, es otro sueño.
Compartir: