CAST / GAL

Crítica al sueño del martes 12 de abril
Daniel Castro, 37, Betanzos

Este sueño, ambientado en la niñez, muestra un caleidoscopio relato de una ficticia visita escolar a una fábrica de chacinas abandonada. El recorrido se realiza acompañado por mi abuela, también niña, y mi hija. Las reglas físicas no parecen tener cabida esta noche, pues pronto se descomponen los espacios, creando una maraña argumental tan confusa como adictiva. Sin duda un sueño disfrutable, pero sin momentos memorables. Fácilmente olvidable.
Lo mejor: volver a ver a mi abuela, muerta hace 3 años.
Lo peor: el final apresurado propiciado por las ganas de orinar.
Puntuación: tres estrellas sobre cinco.
Compartir: