CAST / GAL

La Playa
Iranzu, 27, Castro Urdiales, Cantabria

Él caminaba en silencio pensando en su soledad y ella cogía conchas en la orilla. Al mirarse por primera vez, las olas pararon el tiempo.
Él era un hombre que lo tenía todo, aunque nada le llenaba. A ella le encantaba caminar por la arena.
Su conexión inmediata fue inevitable. Él recuperó la esperanza y ella los motivos. Él tenia los pies en la tierra y ella era de otro mundo.
Pasaron horas hablando, soñando con volverse a ver.
Cuando anocheció, él se marchó, su familia le esperaba.
Ella regresó al fondo del mar.
Compartir: