CAST / GAL

Obsesión onírica
Nandy, 42, La Malaha, Granada

Todos los días, después de desayunar, mi marido contempla su rostro en el espejo en busca de arrugas. El lunes desayunó una guía de viajes; el martes la camiseta de su equipo favorito; el miércoles piezas de coche; el jueves una guitarra; el viernes un boleto de lotería; el sábado un libro de escritura… Lleva a raja tabla la frase que leyó de Shakespeare: “Un hombre que no se alimenta de sus sueños envejece pronto”. Me voy lejos. Le he dejado. Esta mañana, al despertarnos, me dijo que me quería y que había soñado conmigo.
Compartir: