CAST / GAL

Paz soñada
Ana, 25, Santiago de Compostela, A Coruña

A Noa le encantaba soñar, para ella era como teletransportarse a sus lugares favoritos cuando no podía hacerlo físicamente. En un cerrar de ojos, se encontraba en un lugar en el que podía ser libre, lejos de las ataduras de la realidad que la rodeaba. Un oasis de paz donde recargar energía para continuar con el camino.
Pero el mundo era cada vez más cruel y la carga cada vez más pesada y soñar se hacía cada vez más una necesidad en vez de un capricho. Una noche, exhausta, Noa se dispuso a soñar, pero esta vez, decidió no despertar.
Compartir: