CAST / GAL

SUEÑO CÓSMICO
ALVARO, 14, PONFERRADA

Recuerdo aquellas noches de verano cuando mi padre me sacaba al jardín y veíamos juntos las estrellas. También recuerdo cuando empezaba diciendo "esta estrella que está allí se llama Vega" o cuando decía "ese punto brillante que está ahí es Saturno". Aquellas noches me quedaron grabadas en la mente y nunca las olvidaba. Cuando me iba a dormir siempre tenía el mismo sueño: me montaba en un cohete y salía de aventura espacial. Un día aterricé en la Luna, otro día llegué a Marte el maravilloso planeta rojo. Desde aquel día quería ser astronauta. Me llamo Neil Armstrong.
Compartir: