CAST / GAL

Vive
Laura, 35, Vigo

Aro se encontraba al borde del precipicio. Sumaba mil y una derrotas y se negaba a aceptarlo. Nunca había sido de rendirse, era más de los que sacaba las piedras del camino y hacía su propia escalera al cielo pero, esta vez, era diferente. Aro no podía hacer nada, el cáncer no era como sus otros rivales, no tenía puntos débiles donde atacar. Se vio a punto de caer y sólo pensaba en cuanto tiempo había perdido por no descubrir antes lo verdaderamente importante. La vida no se detiene ante nada, nadie vence, todos perdemos.
Compartir: