CAST / GAL

Momentos felices convertidos en pesadillas
Alis, 34, Soutomaior

No puedo ser más feliz con él. Cada día me despierto y estoy entre sus grandes y fuertes brazos que me envuelven completamente, ambos sumergidos entre las sábanas blancas, la todavía oscuridad de la habitación la iluminan nuestras sonrisas y caricias de cada mañana y en un instante me susurra al oído: - contigo todo es perfecto.
Entonces me sobresalto, dejo de soñar y despierto de verdad. Vuelvo a ser consciente y recordar que esos momentos ya dejaron de existir hace mucho tiempo.
Ahora solo me quedan esos sueños convertidos en pesadillas donde podré revivirlo una y otra vez.
Compartir: