CAST / GAL

EL ATRAPASUEÑOS
MANUEL SERRANO, 63, Valencia

Pidió un atrapasueños. En su cumpleaños le regalamos uno grande, con su red, sus cuentas y sus plumas de colores. Estaba encantada. Los primeros días durmió tranquila y nos contó sus sueños.
Un domingo no salía desayunar y fuimos a buscarla. No estaba. La buscamos por toda la casa. Al no aparecer, llamamos a la policía.
Hace más de un año de esto. Nos hemos resignado a estar sin ella. Ayer entré, después de mucho tiempo, a su habitación y vi algo extraño en el atrapasueños: desde uno de los nudos de la red un ser mínimo me hacía señas.
Compartir: