CAST / GAL

Como nunca había visto
Estuario do Miñor, 32, La Ramallosa (Nigrán)

Este iba a ser su último verano en el que viajaría con sus padres por vacaciones, así por lo menos ella lo pensaba en su cabeza. Cada año un destino.
Un atardecer interminable que se consumía al fin para dejar paso a una noche estrellada como nunca había visto y el fuego de las hogueras que hacían del arenal un espectáculo mágico y tribal.
Y a través de las llamas allí estaban esos dos faros azules que se le habían clavado en su más hondo interior.
En ese instante se dio cuenta de que se había enamorado de Galicia.
Compartir: