CAST / GAL

Palillos de miel
Jesulino, 49, Madrid

Leonor era un bebé de unos meses, muy llorona por el día. Su madre y su abuela recurrían al abuelo para que la tranquilizara y no despertase a su hermana gemela. Todo eran comentarios de la buena mano que tenía el abuelo para los bebés ya que siempre conseguía que dejaran de llorar.
Han pasado unos años y con mirada picarona el abuelo terminó por reconocer que le untaba un palillo redondo en miel y se lo ponía a Leonor en los labios. Aunque esto ya da igual... siempre se mantendrá esa conexión de miel entre ambos.
Compartir: