CAST / GAL

El alumno soñador
Isaura, 65, Salamanca

Finalista

“El profesor llegó a la casa de su maestro, y se presentó haciendo alarde de todos los títulos que había conseguido en sus largos años de estudio.
El maestro le invitó a sentarse y le convidó a disfrutar de una taza de té. El sabio, aparentemente distraído, siguió vertiendo la infusión de manera que el líquido se derrama por la mesa.
El profesor no pudo evitar llamarle la atención: — “La taza está llena, ya no cabe más té”— El maestro mirándole a los ojos responde:
— Usted no ha aportado nada; está viviendo entre sueños. Es perfecto, pero confuso”.
Compartir: